¡¡¡¡Estamos en Facebook!!!!

lunes, 26 de mayo de 2014

Tres millones para los centros de interpretación, en el caso de Tíjola, está cerrado.

La competencia es municipal una vez concluidos los proyectos pero los alcaldes dicen que no tienen recursos para contratar a una persona que los gestione Nadie ofrece propuestas 

El turismo es uno de los sectores productivos de la provincia de Almería y de esto hacen alarde todas las administraciones, desde la autonómica, provincial y las locales. Las inversiones en materia turística han sido durante años cuantiosas, especialmente en la época previa a la crisis económica. Y para muestra un botón. Un ejemplo de este esplendor es el impulso que la Junta de Andalucía dio a la construcción de centros de interpretación en todas las comarcas de la provincia y que se llevaron a cabo gracias a convenios suscritos con ayuntamientos y con mancomunidades de municipios en el Valle del Almanzora, en Filabres-Alhamilla, en el Bajo Andarax, Los Vélez y Poniente.

El objetivo de estos proyectos era ambicioso, pues incluso los propios ayuntamientos se disputaban el tener en su territorio las preciadas infraestructuras. Todos veían en la iniciativa potenciales puntos de interés que atraerían a numerosos visitantes y grupos de turistas atraídos por las temáticas que cada uno albergaba. Pero la realidad es hoy bien distinta. La mayoría están cerrados "a cal y canto", "sin perspectivas de que se abran al público, al menos en un corto plazo de tiempo", y muchos sin ni siquiera haber sido inaugurados ni visitados.

Así lo han reconocido los propios ayuntamientos que tienen las competencias de gestión una vez concluidas las obras que fueron sufragadas en un 60% por la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía, y en un 30% por cada entidad local o mancomunidad, excepto en el caso de La Mojonera (en el Poniente) que fue un 70%-30% respectivamente.

La inversión en la realización de la veintena de centros de interpretación que subvencionó la Junta de Andalucía desde el año 2005 hasta 2012 asciende a la friolera de casi tres millones de euros (según las cifras de la Consejería de Turismo) a lo que hay que sumar la parte que aportaron los ayuntamientos, que correspondía, según indicaron a Diario de Almería los propios alcaldes, a sufragar los gastos de los materiales y equipamientos. Dicho esto, la desorbitada cifra podría ascender a más de cinco millones que, como muchos ediles han indicado "han caído en saco roto porque ni hay actividad, ni sabemos cuándo la va a haber".

El principal problema con el que se encuentran los ayuntamientos es la falta de recursos para poder ponerlos en marcha. "No tenemos medios para contratar a una persona que gestione el centro. En su día estuvo abierto un tiempo pero nos dimos cuenta de que no era tan visitado como esperábamos en un primer momento, por lo que decidimos eliminar los horarios y sólo abrirlo cuando algún grupo lo solicitaba, a través del ayuntamiento", como explicó el alcalde de Serón, Juan Antonio Lorenzo. Y en la misma tesitura está el regidor de Purchena, Juan Miguel Tortosa; el de Olula del Río, Antonio Pascual; o Mario Padilla de Tíjola.

Y no es por falta de interés. Es una realidad que muchos consistorios de la provincia están buscando una solución o alternativa para poder mantener los centros abiertos a través de la concesión a una empresa que además se encargue del resto de infraestructuras turísticas, de un convenio o de la cesión temporal a alguna entidad que impulse la promoción turística.

Los alcaldes lamentan profundamente no poder hacer de estos puntos turísticos un referente para los visitantes en su pueblo y en el Valle del Almanzora achacan el problema a la "paralización" del Plan Turístico, cuya segunda fase era precisamente la gestión de estas infraestructuras.

En algunos pueblos el cierre parecía temporal. Sin embargo en otros, como es el caso de Tíjola, "ni siquiera ha estado abierto". Es más, "casi ni se sabe dónde están las llaves y en los años que llevo como alcalde ni siquiera lo he visitado", como explicó el primer edil a este periódico.

Se van a cumplir cuatro años desde la finalización del proyecto en el Almanzora y dos en el Bajo Andarax y en Filabres-Alhamilla. Por el momento la única realidad es que las instalaciones temáticas (del Fuego, Tierra, Tiempo, Agua, Aire, Arquitectura, Desierto, Trabajo...) no tienen actividad, excepto si alguien solicita poder visitarlo previamente al ayuntamiento.

La situación la denuncian los vecinos y también grupos de turistas que se han acercado hasta los pueblos en fin de semana o en vacaciones y han acudido hasta el centro para únicamente poder contemplar la puerta cerrada o el estado de dejadez en el que se encuentran.

Cabe recordar que en su día, tanto el consejero de Turismo como la delegada provincial, pusieron de manifiesto durante la inauguración de la red de los seis centros de interpretación del Valle del Almanzora que "el turismo puede convertirse en una de las alternativas económicas de los pueblos". En este caso, los centros del Valle del Almanzora contaron con una inversión de 1.200.000 euros, y se llevaron a cabo "para contribuir a la diversificación económica de la zona", como así indicaron los responsables políticos el día de su presunta puesta en marcha.

Y es que la inactividad de los cinco centros de interpretación que se inauguraron en el Almanzora no es un secreto. Nunca han llegado a funcionar de forma eficiente y han sido objeto de críticas por parte de políticos de todos los colores, así como de los vecinos. Eso sí, hasta el momento, tampoco han abundado las propuestas para una posible reconversión de estas construcciones.

Llama poderosamente la atención de que en el Ayuntamiento de Cantoria no sepan si su centro está abierto o cerrado, si tiene horario de visita o si hay algún teléfono para hacer reservas de días. También que haya pueblos donde estos equipamientos se conocen popularmente como "la caseta del perro". O que alcaldes que en su día lucharon por hacerse con un para su término municipal, como es el caso de Juan Antonio Lorenzo de Serón, o Juan Miguel Tortosa de Purchena, reconozcan que "no se le ha prestado la importancia que tienen y que su gestión no se ha planteado bien".

Sólo el de Culturas del Mediterráneo de Benahadux, el del Agua de Vélez-Blanco el del Desierto de Tabernas funcionan de forma regular al cabo de la semana. De hecho, en el de Vélez-Blanco incluso a diario se realizan subastas de agua para los agricultores. Un espectáculo que se ha convertido en un auténtico atractivo turístico y que complementa al material expuesto en el centro, según explicó el alcalde Antonio Cabrera.

Fuente: http://www.elalmeria.es/article/almeria/1648297/tres/millones/para/centros/interpretacion/cerrados.html

0 comentarios :

Publicar un comentario