¡¡¡¡Estamos en Facebook!!!!

miércoles, 23 de abril de 2014

Un pueblo con pasado fenicio lleno de fervor religioso y su Fuente de Cela, una vision de Tíjola



Enclavado en el Valle del Almanzora, la localidad cuenta con una gran cantidad de iglesias y templos Con cerca de 4.000 habitantes, posee seis pedanías y un gran número de fiestas

El municipio de Tíjola se encuentra en el norte de la provincia. Con una superficie de casi 70 kilómetros cuadrados, cuenta con una población cercana a los cuatro mil habitantes repartidos entre su núcleo urbano y seis pedanías; Higueral, Los Manolones, Pozo del Lobo, Los Porteros, Dalí y Cela-Estación. En la cuenca alta del río Almanzora, limita con los pueblos de Serón, Cúllar, Lúcar, Armuña, Suflí y Bayarque.

El nombre de Tíjola procede de la cultura fenicia, así lo refleja en su estudio C. Alfaro Asíns. En la época romana recibe el nombre de Tágili y será a finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando se le reconozca con el nombre de Tíjola. En cuanto a su historia y la presencia humana en este lugar de la comarca del Almanzora, se remonta a la época prehistórica; señal de ello fue el Ídolo encontrado en La Muela del Ajo, en el paraje de los Blanquizares. Un ídolo de esteatita (talco y joboncillo) con una dimensiones de 15x4,5 centímetros y de la época Neolítica, con carácter mágico o religioso, ya que se encontró en el cráneo de un cadáver. Conocido como el ídolo de Tíjola, es un ejemplar único dentro de la serie de ídolos encontrados en las múltiples tumbas excavadas a lo largo del Valle del Almanzora. Además hay testimonios de presencia púnica, por los hallazgos de monedas y otros objetos.

Dejando a un lado su historia, si deciden visitar este pueblo acogedor, descubrirán la cantidad de templos e iglesias que alberga a lo largo y ancho de su término municipal. La Iglesia Parroquial de Santa María y la Ermita Santuario de la Virgen del Socorro, patrona de la ciudad; estas son sin duda las más importantes, pero si se propone conocer todo su término municipal, descubrirá la Ermita de San Cayetano en El Higueral, la Ermita de San Sebastián o las ermitas de Las Ánimas, de San Salvador o la de San Antonio, Patrón de la Pedanía de Higueral. Un templo que ofrece una línea neomudéjar original, con un retablo y artesonado de igual estilo y cuyos orígenes se remontan al siglo XVI.

Antes de hablar de la importancia de sus fiestas o el papel de la música para los tijoleños, vale la pena conocer un poco más de la Iglesia Parroquial de Santa María, promovida en la década de 1.640. Arquitectónicamente presenta una fachada principal de carácter renacentista, aunque el tímpano entronca con el Barroco. Destaca la fachada lateral llamada de "los Perdones". Ambas portadas presentan escudos; uno del obispo promotor de la iglesia, el obispo Portocarrero; y el otro, pertenece a los blasones del señorío del Marqués de Villena. En el interior, en los laterales, hay dos escudos heráldicos labrados en piedra de sillería que pertenecían a los Condes de Torremarín y la Condesa de Algaida. Destaca la importancia del retablo del altar mayor, de estilo barroco del siglo XVII; y el coro, de estilo neomudéjar, así como el artesonado de la techumbre. La planta de la iglesia es de cruz latina y con una torre de base cuadrada; adosadas a la iglesia se encuentran las dependencias de la Escuela de Cristo.

Visita obligada la Ermita Santuario de la Virgen del Socorro, patrona del pueblo y cuyos primeros datos se fechan en el año 1.650, aunque las sucesivas restauraciones hacen difícil su catalogación. Desde luego lo más importante de este templo es la imagen que alberga, la Virgen del Socorro que vino de Italia en 1.498 y sus devotos se cuentan por miles. Dice su historia que el reino de Nápoles se vio invadido por el de Francia. En su auxilio los Reyes de España, Don Fernando y Doña Isabel, mandaron sus mejores tercios y al final de la histórica campaña, en la que los triunfos españoles se fueron sucediendo uno tras otro, el Gran Capitán reconocía que la causa de su éxito no era otra que la intercesión de la Virgen del Socorro, llamada así desde entonces, por haberles "socorrido" en todos los campos de batalla.

Vayamos ahora sí con sus fiestas. Dicen los tijoleños que ellos "son muy fiesteros". Y es cierto que este pequeño pueblo de la provincia se distingue por contar con vecinos amantes de la buena música y la jarana. Las fiestas de agosto, la feria de septiembre, dedicada a la patrona, la Virgen del Socorro, las típicas fiestas con verbena en la plaza hasta el amanecer. En enero, las fiestas en honor al Patrón, San Sebastián, donde se lanzan roscos, paletillas y todo tipo de dulces desde ventanas y balcones al paso del patrón en procesión. Con San Marcos los tijoleños y tijoleñas montan las tiendas de campaña junto al río para disfrutar del campo, su Carnaval, uno de los más importantes de todo el norte de la provincia. Amantes de la buena vida y sus tradiciones, de la familia y los amigos, una costumbre muy arraigada en "hacer la media hora". Los fines de semana, especialmente los sábados que coinciden además con su mercado semanal, consiste en ir con los amigos a tomar un aperitivo antes de comer. Por ello en sus bares podrá disfrutar de las mejores tapas, platos muy de la tierra a un precio inmejorable.

Si se habla de Tíjola hay que hablar de su música y de la Asociación Musical Maestro Lázaro. Los primeros documentos que se poseen de la banda datan de 1.891, aunque se tienen noticias de antes. Uno de los primeros nombres que adoptó la banda fue "Banda de la Sociedad Filarmónica la Lira", pero en 1997 se toma la denominación de "Asociación Musical Maestro Lázaro" en honor al ilustre tijoleño Lázaro Rodríguez Lozano. En estos momentos la Asociación Musical la componen cerca de sesenta músicos y una escuela formada por más de 30 alumnos en su mayoría niños, que son formados para ser futuros músicos. La Casa de la Cultura recibe el nombre de Fidela Campiña en honor a la ilustre soprano española, una de las voces más polivalentes de la ópera española del siglo XX, nacida en este pueblo del Almanzora allá por el año 1.894 y fallecida a los 89 años en Buenos Aires.

Si quieren conocer más curiosidades de este pueblo, cuentan con una institución singular, La Santa y Venerable Escuela de Cristo. Una institución religiosa fundada por el italiano S. Felipe Neri en el S. XVI y que llegó a Tíjola en el año 1684; su "Indigno Secretario" es Adolfo Guiard Jorda.

No se vayan de Tíjola sin darse un baño en la Fuente de Cela; un manantial de agua termal situado a apenas tres kilómetros del núcleo urbano. Las aguas emergen de manera natural y a una temperatura que se mantiene entre los 22 y 24 grados durante todo el año. Un embalse con forma de piscina, conocido por sus propiedades medicinales para distintos tipos de enfermedades. El municipio cuenta con alojamientos rurales y espacio para autocaravanas si deciden quedarse unos días. Seguro que no se arrepentirán.

Fuente: www.elalmeria.es

0 comentarios :

Publicar un comentario