¡¡¡¡Estamos en Facebook!!!!

martes, 12 de abril de 2011

Tíjola: Semana Santa En Estado Puro (por Manuel Sola)


A continuación mostramos un artículo cedido y redactado por el tijoleño Manuel Sola sobre la semana santa de Tíjola, una de las semanas santas más importantes de la comarca del Valle del Almanzora (Almería).

No encontraremos desfiles fastuosos en Tíjola, ni por la grandiosidad de su patrimonio, ni por la ostentación en su organización. Aquí, las cosas siguen hechas a medida del hombre. Encontraremos unas celebraciones, en las que el sentimiento de un pueblo sencillo, acompaña al unísono el lento discurrir de sus pasos a lo largo y ancho de la trama urbana. Estamos ante una magnífica celebración de la primavera, en la que los tijoleños sincronizan, con una perfección de maquinaria de reloj, el profundo sentimiento enraizado en su fuerte religiosidad popular, con ritos, casi paganos, de exaltación de la naturaleza.

Entre el Viernes de Dolores y el Domingo de Resurrección, se organizan diez desfiles procesionales, mas, un desfile infantil, en los que no toman el protagonismo las largas filas de cofrades “enmaragullados”, sino que todo el pueblo, seas autóctono o foráneo, acude en masa, en un sentido acompañamiento. Un solo pueblo, una sola cofradía. La “Asociación Semana Santa de Tíjola”, junto con la Parroquia y la Santa Escuela de Cristo, organizan y convocan a los tijoleños, que acuden en masa, a cumplir con una de sus tradiciones más arraigadas.

Semana Santa impregnada de una fuerte personalidad, gracias a que ha conservado actos y representaciones de pasajes bíblicos, prácticamente desaparecidos en otros lugares de nuestro entorno próximo. Se puede ver, por ejemplo, desfilar al Padre Jesús con toalla en la cintura y cáliz en la mano, rememorando la última cena y el lavatorio, que ya solo se conserva en los pueblos altos del valle. O la representación de la crucifixión y el descendimiento en el Calvario, completamente desaparecidos en otros lugares. O la imagen de María Magdalena procesionando, la única de la comarca. O los saludos a trono alzado de las imágenes al pasar por delante de la ermita de la patrona, los cuales despiertan una gran expectación. O el magnífico Vía Crucis con sus artísticas estaciones y el rezo por los enfermos y necesitados de las calles por las que discurre. O la procesión de la Soledad, en la que solo las mujeres acompañan a la imagen de María. Todo ello hecho desde la sencillez y el sentimiento.

Se pueden destacar cuatro momentos estelares: la procesión del Domingo de Ramos, en la que una singular imagen de Jesús triunfal y mayestático hace el recorrido desde extramuros del pueblo entre un bosque de palmeras y ramos de olivo. La procesión del Calvario, en la que las imágenes de Jesús, esta vez de nazareno, y La Virgen de los Dolores, ascienden hasta el monte, entre pinares, viendo amanecer. El Entierro de Cristo, solemne, entre dos filas interminables de cirios y acompañado de manera especial por los Hermanos de la Escuela de Cristo, enfundados en sus capas de gala. Y el Resucitado, procesión singular por la manera de desarrollarse. La imagen de Jesús es raptada de la iglesia por los jóvenes y escondida en un lugar secreto, adornada con matas de haba y otras hortalizas de los huertos circundantes al pueblo. Las imágenes de San Juan y la Virgen, salen entre carreras en su busca, produciéndose el encuentro entre estallidos de petardos y suelta de palomas. Desde ese momento se inicia un recorrido disparatado en el que las imágenes bailan a un ritmo frenético al compás de pasodobles y otras marchas alegres.

Como elemento característico y diferenciador, está el rico patrimonio musical autóctono, legado por el maestro Lázaro Rodríguez. Se trata de un buen repertorio de marchas compuestas para la Semana tijoleña, las cuales difícilmente se van a disfrutar en otros lugares, magistral y expertamente interpretadas por la “Asociación Musical Maestro Lázaro” de Tíjola.

En definitiva, todos estos aspectos, hacen de la Semana Santa de Tíjola, un acontecimiento diferente, sencillo, de fuerte personalidad, celosamente guardado y lejos de evoluciones globalistas, que tiende a convertirse en referente del valle alto del Almanzora y digno de ser visitado.

Manuel Sola.

0 comentarios :

Publicar un comentario