¡¡¡¡Estamos en Facebook!!!!

lunes, 4 de abril de 2011

Sellada la perforación realizada en las inmediaciones de la Fuente de Cela


Después de que Diario de Almería publicara la existencia de un pozo a escasos metros del acuífero, la empresa ha concluido los trabajos

Se pondrá un medidor para extraer sólo 7.000 metros cúbicos

La Fuente de Cela ya no está en peligro. Personas cercanas a la empresa de Antas que realizó la perforación en sus inmediaciones para obtener agua afirman que ya han finalizado las tareas para sellar el pozo que provocó filtraciones y que puso en peligro este acuífero. "Ahora deberá colocarse un medidor para extraer hasta los 7.000 metros cúbicos permitidos por Medio Ambiente mediante concesión, algo que sólo puede revocar este organismo" aseguran.

Hay que recordar que la semana pasada Diario de Almería se hacía eco de una situación que la comunidad de regantes Fuente de Cela, que abarca a comuneros de Lúcar, Armuña y Tíjola, calificaba de "preocupante". Una empresa había realizado una perforación en terrenos privados y de la que emanaba agua caliente. En un principio lo preocupante es que podría provenir de la bolsa que alimenta el manantial de la Fuente de Cela. Especialistas consultados también han valorado que podría tratarse de aguas que por su profundidad, se encuentran también a una temperatura mayor.

Una vez que se conocieron los hechos, los representantes de dicha comunidad que aglutina a 322 comuneros y riega 432 hectáreas del valle del Almanzora, pusieron en conocimiento a la Agencia Andaluza del Agua lo que estaba sucediendo a 1.600 metros del acuífero de Cela. Lo hicieron hace unos veinte días a través de un burofax, y esto provocó que su personal técnico se pusiera a trabajar para determinar lo que en esa parcela estaba sucediendo.

Incluso el mismo día de la publicación del artículo, personal vinculado a la empresa, se puso en contacto con el Diario de Almería, para suministrar información de los trabajos que se estaban llevando a cabo en el pozo, y efectivamente confirmaban la situación, entendiendo que "como se había solicitado un permiso ante la Agencia Andaluza del Agua a mediados de 2010, había que ejecutarlo. Es una concesión para extraer 7.000 metros cúbicos de agua al año, destinado al riego de una explotación de árboles en siete hectáreas".

En cuanto a la profundidad, la empresa justifica que "como en los 200 metros de profundidad autorizados la empresa no encontró agua, continuaron perforando hasta llegar a una profundidad de 470 metros, desde donde comenzó a fluir el agua y generó la alarma entre los regantes".

Señalar que la comunidad de regantes se mostraba preocupada "por la situación del vertido incontrolado". Incluso llegaron a asegurar a este periódico que el medidor que poseen, registraba una leve baja en el caudal. A partir de ahora, la empresa queda expuesta a las posibles sanciones de la Jefatura de Minas por haberse producido una excavación más profunda de lo establecido, de unos 200 metros permitidos inicialmente, a los 470 metros actuales. Ésta sería la única entidad que puede revocar la concesión.

0 comentarios :

Publicar un comentario